El comienzo del Pisco Sour

El pisco sour es un trago cóctel preparado con pisco y jugo de limón. La denominación proviene de la unión de las palabras pisco (un tipo de aguardiente de uvas) y «sour» (en referencia a la gama de cócteles que usan el limón como parte de su receta). Este maravilloso trago es parte de la gastronomía de Perú y Chile, preparado con diferentes recetas respectivamente y con algunas variaciones en el resto de sus ingredientes básicos. 

Perú y Chile tienen un debate histórico en torno a que el pisco sour es parte de su producto nacional típico, y en el que cada uno afirma la propiedad exclusiva sobre el otro.

Sobre el origen de este cóctel existe una controversia entre los expertos (fuente Wikipedia). Investigadores peruanos consideran únicamente un origen en el Perú, mientras que la opinión chilena considera que es originario de Chile. En 2004 el gobierno peruano creó un día festivo anual en honor del pisco sour, el primer sábado de febrero, desde entonces se celebra todos los años, y en 2007 declaró al pisco sour como patrimonio cultural de la nación.

Las primeras referencias documentales a la expresión «pisco sour» y la preparación de este cóctel han sido encontradas en el Perú, en dos artículos publicados en las revistas limeñas «Hogar», de septiembre de 1920, y en «Mundial» de 1921. A ellas se suma un anuncio publicitario publicado en Chile, en el semanario «The South Pacific Mail de Valparaíso» en julio de 1924, por el cual se promociona el Bar Morris ubicado en la capital peruana, Lima.

Las más antiguas referencias al uso del término «pisco sour» en Chile se encuentran en el referido anuncio publicitario del The South Pacific Mail de 1924, y en la novela La Chica del Crillón del escritor chileno Joaquín Edwards Bello, de 1934. Asimismo, se halló en un comentario en el registro del Bar Morris de Lima, de 10 de junio de 1927, una mención genérica a la eventual preparación de este cóctel en Chile y, además, en un reportaje publicado en el periódico Los Angeles Times (periódico publicado en Los Ángeles, California, Estados Unidos y propiedad de Tribune Company, hasta 2005 fue el segundo periódico metropolitano más grande en los Estados Unidos después de The New York Times), de 27 de noviembre de 1928, se indica su preparación en Santiago de Chile.

Foto: Okidario.com

Antecedentes históricos

Las más antiguas referencias documentadas del término «pisco sour» publicadas en Chile son de 1924 y 1934. En el semanario The South Pacific Mail de Valparaíso, de julio de 1924, se publicó un aviso promocionando el Morris Bar, ubicado en Lima, Perú, expresando que el Morris Bar ha sido reconocido por muchos años por sus «pisco sours». En 1934, el escritor chileno Joaquín Edwards Bello, en su novela La chica del Crillón, publicada al año siguiente, menciona un trago denominado «pisco sour, o rotting-sour», compuesto de pisco y limones, que tomaban algunos personajes de la obra.

El investigador peruano Guillermo Toro-Lira indica que el registro del Bar Morris de Lima, del 10 de junio de 1927, el estadounidense D. Martin, que había llegado desde Rancagua, escribió (traducción): «Los Pisco Sours son mejores que los de Chile» posiblemente comparando cócteles a base de pisco de manera genérica. A su vez, el 27 de noviembre de 1928, se publicó en el periódico Los Angeles Times un reportaje de Fred Hogue, que había visitado Santiago de Chile el mes anterior, donde indica que había tomado dos «pisco sours» en el Club de la Unión.

Toro-Lira, indica que ante la falta de documentos que verifiquen la existencia de pisco sour en Chile antes de la apertura del Bar Morris de Lima, Perú, se puede concluir que el pisco sour chileno se habría creado aproximadamente al mismo tiempo que los preparados en los hoteles limeños Bolívar, Maury y Country Club, entre otros establecimientos que compitieron con el bar de Víctor Morris.

A partir de los últimos años, la industria chilena del pisco comenzó a comercializar pisco sour envasándolo a gran escala. La regulación chilena de este último, lo define como el cóctel producido y envasado en las Regiones III y IV, preparado con pisco, jugo de limón de Pica o saborizante natural del mismo, pudiendo contener, además, aditivos autorizados tales como estabilizantes, espesantes, emulsionantes, enturbiantes y colorantes (artículo 58.º del decreto 28 de 1986, del Ministerio de Agricultura). Su graduación alcohólica mínima debe ser de 12º Gay-Lussac y su contenido mínimo de impurezas de 2,5 gramos por litro. Esta normativa acepta que esta bebida, en su forma industrial, se prepare con jugo de otras frutas cítricas o saborizantes naturales de las mismas, pero en tal caso al producto debe nominarse «pisco sour», seguido del nombre de la fruta que corresponda.

Fuente: Wikipedia